1967-1987 LOS INICIOS DEL DESPLIEGUE INTERNACIONAL. NACE MWM DITER

Absorción por MWM. La empresa pasa a llamarse MWM Diter. Firman un acuerdo para la fabricación de motores en Zafra y DITER sufre cambios en su logotipo y denominación.

La fama internacional con la que ya contaba DITER, la llevó a manos de M.W.M (Motoren Werke Manhein), uno de los grupos alemanes de mayor prestigio en la fabricación de motores diesel del momento, para la fabricación de motores en ZAFRA. Por aquel entonces, MWM era la empresa que se encargaba de la elaboración de motores para los tractores de la marca Renault. La marca francesa exigió a su fabricante alemán que realizara sus motores en España, para ello MWM adquiere la mayor parte de las acciones de DITER, ya que por aquel entonces era la empresa que se ajustaba a las exigencias de calidad y desarrollo. De esta fusión nació un nuevo modelo de motor, el conocido como MWM-Diter D325, porque a pesar de esta unión, y el cambio de nombre la industria segedana mantuvo el apellido que la había llevado a la fama.

De esta época destacan dos logotipos diferentes:

Los años 70 fueron años de esplendor máximo para MWM-Diter, la producción y fabricación continuó en aumento, de la misma forma iban acercándose a potencias mayores, pasando de 5 a 150 cv, con motores de 6 cilindros refrigerados por aire o por agua y para aplicaciones marinas y manteniendo sus servicios con la industria de obras públicas o la agricultura, que es una en la que mayor aplicación tuvo.

Durante toda esta década la empresa se mantuvo en auge, tanto que llegó incluso a obtener varios premios de EUROFAMA 2000 y siendo calificada en varias ocasiones líder de exportación. Sus motores llegaban prácticamente a todo el mudo, se vendían en países de los cinco continentes.

En 1.976 ya posee una segunda factoría en la provincia de Madrid especializada en el montaje y rodaje de motores, alcanzando la plantilla los 1.200 empleados.

Los motores se venden fundamentalmente para la industria y obras públicas, donde la penetración de mercado alcanza el sesenta por ciento. La clientela está constituida en esencia por fabricantes de bienes de equipo.

En los años 70 del siglo XX, novedades en la vida social que se dejan sentir en la empresa. Será un periodo marcado por un boom publicitario del que DITER no escapa. Tampoco dejará de ser noticia en los periódicos por los acontecimientos de los que está siendo protagonista.

La empresa comenzó a publicitarse en prensa que le otorgó un mayor reconocimiento social. Pero también fueron estos años de crisis económica que se dejaron notar en la década posterior.